Carlos Sobrino. Galería Montenegro